dimecres, 3 d’agost de 2011

Ya son 85 los ambulatorios que cerrarán en Catalunya

 

El tijeretazo repercute en el 15% de los centros de atención primaria

Indignados en urgencias, ayer, en el hospital de l'Esperança de Barcelona.-ARNAU BACH
El alcance de los recortes del Govern de la Generalitat es cada vez mayor. El número de ambulatorios y centros de atención primaria (CAP) que este verano se verán afectados por el cierre o la reducción horaria va en aumento y finalmente serán 165. Aunque el Govern ofrece información con cuentagotas y aún no ha facilitado el listado definitivo, fuentes del Departamento de Salut confirmaron ayer a Público que un total de 85 puntos de atención primaria de Catalunya cerrarán durante el mes de agosto. Y muchos de ellos no volverán a abrir a partir de septiembre.
Al cierre de estos centros se suma la reducción horaria en otros 80, lo que significa que el 15% de la atención primaria sufre algún tipo de alteración este verano. Así, de los 1.215 puntos de atención que hay en Catalunya 375 CAP y 840 ambulatorios un total de 165 sufrirán algún tipo de alteración. Ya sea por cierre total o bien por la disminución del tiempo de consulta, muchos vecinos deberán desplazarse hasta 30 kilómetros para ser atendidos en el centro más cercano. Agosto será mal mes para ponerse enfermo.
Salut también reduce el horario de 80 puntos de atención primaria
La región sanitaria de Barcelona cuenta ya con 40 centros sanitarios afectados. Salut ha decidido cerrar 28 CAP y reducir el horario de 12 más. Entre ellos destaca el centro de atención primaria del barrio de Santfeliu, en L’Hospitalet de Llobregat, que ha cerrado sus puertas hasta el 12 de septiembre cumpliendo con los recortes del Govern. Allí unos 200 octogenarios se han atrincherado durante más de una semana para evitar el cierre del centro que les ofrecía cobertura sanitaria. Los 7.000 vecinos a los que atendía el CAP de Sanfeliu sólo cuentan con dos líneas de autobús para acceder al centro sanitario más cercano y el trayecto puede alargarse más de dos horas ya que la frecuencia de paso es de 25 minutos. Pero nueve días con sus respectivas noches de protesta no han servido para evitar el cierre.
La mayor parte de los efectos del el tijeretazo del Govern se centran en la región sanitaria de Catalunya Central, donde son 73 los ambulatorios que ya sufren los recortes estivales. De ellos, 40 han cerrado ya sus puertas y 33 han reducido su horario. Son diez cierres más que el año pasado, según explicaron fuentes de la Región Sanitaria de Catalunya Central.
Aunque en la región sanitaria del Pirineo y Aran sólo se cerrarán 12 ambulatorios, los vecinos son los que más sufrirán las consecuencias de los recortes. Largas carreteras de curvas y difícil acceso al transporte público es lo que se van a encontrar los usuarios que tengan una urgencia, ya que el cierre afecta a pequeños municipios de montaña y la distancia hasta el centro sanitario más cercano alcanza los 30 kilómetros.
Cuarenta centros resultan afectados en la región sanitaria de Barcelona

También cierres definitivos

Girona es la zona que menos recortes sufrirá este verano, pero “los cierres llegarán a partir de setiembre y serán permanentes”, avanzan fuentes de la región sanitaria gerundense. A los recortes estacionales que afectan a 165 ambulatorios catalanes se deberá sumar el plan de Reordenación de la atención continuada, que prevé decenas de cierres definitivos en todo el territorio.
En concreto, el 60% de la atención primaria se verá afectada por los recortes del Govern a largo plazo. De los 194 CAP que hay en Catalunya, un total de 22 eliminarán para siempre su servicio de urgencias y otros 32 descentralizarán su atención, lo que implica la desaparición física del centro y la implantación de un servicio a domicilio. Además, 56 CAP sufrirán afectación horaria y la mayoría cerrará su servicio de urgencias durante 12 horas, de ocho de la tarde a ocho de la mañana. A estas cifras se añadirán los centros que este verano han cerrado con un pretexto estacional pero no volverán a abrir en septiembre.
Usuarios y vecinos temen que los cierres de verano sean definitivos
El president de la Generalitat, Artur Mas, defendió ayer la alternativa de enviar un médico a domicilio antes de mantener abiertos de forma permanente urgencias que en algunos casos sólo atienden “dos o tres visitas”. Y Salut reiteró que “en época estival baja el número de visitas y reducir servicios es una buena medida de ahorro”. Pero usuarios y sindicatos temen que los cierres se prorroguen indefinidamente. Por ello las protestas se están extendiendo por todo el territorio catalán.
Fuente: Público