dissabte, 10 de setembre de 2011

18-S Lo público no es privado. Defiende lo público -Sanidad Publica 100 x 100

18-S Lo público no es privado. Defiende lo público



A veces para articular una alternativa creíble a la irracionalidad de la vida cotidiana vale la pena analizar cómo hemos llegado hasta el punto en el que estamos, qué valores ajenos a nuestra propia naturaleza nos han inoculado y qué violencias nos están enfermando. Quizá con un ejemplo resultará más sencillo: una delegación del FMI fue a Gambia para ver cómo aquel país podía merecer entrar en la “civilización” de los préstamos y créditos, recibir dinero suficiente para un desarrollo ajeno y, naturalmente, entrar en el círculo pernicioso de la deuda … Los economistas del FMI quedaron maravillados por la calidad del producto de los arrozales de ese país. Supieron que la propiedad de la tierra era colectiva, que la administraban y trabajaban las mujeres y que el arroz se destinaba a la alimentación de sus familias y se intercambiaba con otros productos necesarios. A pesar de la división del trabajo evidente, las mujeres, como administradoras y “productoras” de este bien fundamental, tenían un status de respeto en toda la sociedad.
Los “expertos” reaccionaron con sarcasmo. Así era imposible salir de pobres ni poder pagar la cuota de entrada en los mercados de comercio internacionales. Un arroz de aquella calidad, hecho de una manera tan económica, debía dedicarse a la exportación. Pero era demasiado difícil firmar contratos de compra-venta con una colectividad que desconoce la propiedad privada de la tierra. Por lo tanto, dividieron los arrozales en parcelas e hicieron titulares a los hombres que nunca habían cultivado el arroz. Les comprometieron a vender su producción a precios realmente bajos para que su arroz entrara en los “nuevos” circuitos internacionales basados ​​en la vieja mentira de las “ventajas competitivas”. Las mujeres preguntaron qué comerían sus hijos, y los contestaron que había tierras de segunda calidad, más alejadas, que podían dedicarse también al cultivo del arroz. Representaban más trabajo porque eran más improductivas, un producto de menor calidad y por lo tanto exigían más dedicación, más tiempo de trabajo y desplazamiento para llegar … pero ¡todo fuera por el progreso!
Los hombres, convertidos de repente en agricultores, se dieron cuenta muy pronto que no era lo suyo. Y llamaron a las mujeres para hacer el trabajo que siempre habían hecho. Pero ahora, en sus campos (es decir, en los campos que ya no eran comunales, sino que eran propiedad de los hombres que no querían cultivar las tierras). Bajo la presunción de que el trabajo de las mujeres es perfectamente elástico y que por tanto se puede más que duplicar sin que pase nada, se consiguió que (para evitar que las familias pasaran hambre) las mujeres hicieran el doble trabajo. Pero a condición de recibir un salario en las tierras que antes cultivaban gratuitamente, mientras seguían haciendo el trabajo no remunerado en las tierras marginales la producción de las cuales se destinaba a la colectividad.
Cuando finalmente llegaron los representantes del FMI para comprar las cosechas fueron informados de que a los costes de las semillas se debía añadir unos sueldos derivados de la nueva organización de la propiedad y la producción. Los economistas se sorprendieron mucho al tener que contabilizar en los costes los salarios por un trabajo asalariado: finalmente llegaron a la conclusión de que, si el trabajo de las mujeres no era gratuito y recibían un salario justo, ese arroz tan maravilloso ya no era competitivo en los mercados internacionales.
Creo que podríamos dedicar mucho tiempo a analizar todas las violencias y distorsiones del proceso: sólo la transmutación de la tierra de propiedad colectiva a propiedad privada con privación de las mujeres al mismo derecho, la vulneración manifiesta de la vieja consigna de “la tierra para quien la trabaja”, especialmente si es a título colectivo, el hecho de anteponer unos intereses comerciales ajenos a las necesidades de alimentación de la propia sociedad, la dolorosa torsión que sufre una manera de vivir, una cultura, unas jerarquías asumidas y compartidas, menos desiguales que las que se quieren imponer, y unos valores de convivencia que ya estaban inscritos en el ADN por otros que sólo funcionan si se mantienen viejas solidaridades de base (es decir, con trabajo gratuito o mal pagado) nos darían las claves de lo que está pasando ahora también, pero con mucha más sofisticación, y una cantidad ingente de dinero invertido en la construcción de una ideología que quiere pervertir lo colectivo bombardeando a diario, y de manera sistemática los valores de lo público. Lo que está sucediendo en nuestros derechos de ciudadanía con la educación y sanidad públicas va mucho más allá de un saqueo: añade más desigualdades y precariedad a las dificultades acrecentadas de la vida cotidiana de la mayoría de la población en tiempos de crisis. ¡No lo permitamos!

El diumenge 18 de setembre està convocada una manifestació estatal sota el lema “El 18S Defiende lo Público”.

L’objectiu és protestar en contra de tots les retallades, les privatitzacions, els concerts econòmics i l’externalització amb fins lucratius dels serveis socials, sanitat, educació i cultura, medi ambient, justícia, etc… que ja estan afectant a la ciutadania en general. Aquest procés de retallades i privatització, que patim a diari, és molt possible que segueixi el seu curs, i en els propers mesos es faci més evident, hem de fer sentir les nostres veus.
Per tot això animem a tota la ciutadania a sortir al carrer a protestar contra aquestes accions que, de forma progressiva, estan destruint les bases del nostre, ja malmès, estat del benestar. La ciutadania demostrarem als poders polítics i econòmics que segueix activa i indignada.
A Barcelona es convoca la manifestació el 18 de Setembre a les 19h a Plaça Catalunya.
La proposta és concentrar-se en diferents punts de la ciutat, representant de forma simbòlica cada un d’ells un sector dels que està patint retallades i marxar en columna cap plaça Catalunya a les 19h, per des d’allà, totes les columnes unides, marxaran en manifestació fins a Arc de Triomf.
Els punts de concentració i sortida són els següents:
- Consorci d’Educació de Barcelona, ​​com a símbol de les retallades en Educació i Cultura. Sortida a les 18h30 des de Pl Urquinaona. <M> Urquinaona.
- CAP Drassanes, com a símbol de les retallades en Sanitat. Sortida a les 18h des de la porta del CAP Drassanes. (<M> Drassanes / Paral · lel).
- Institut de Ciències del Mar (CMIMA), com a símbol de les retallades en Medi Ambient. Sortida a les 18h des de la porta de l’Institut a Passeig Marítim de la Barceloneta, 37-49. (<M> Ciutadella).